Osteopatía para combatir el estrés

Deja un comentario

Este mes Elena Martínez, nuestra fisioterapeuta y osteópata en Valterna, nos va a hablar de los beneficios que la osteopatía puede aportar a la hora de tratar al estrés.

Sabemos que, aunque la palabra estrés tiene connotaciones negativas, en realidad es una respuesta normal del organismo.  ¿Qué utilidad tiene el estrés y en qué momento se convierte en un obstáculo para las personas?

Podríamos decir que el estrés es una respuesta y adaptación a los estímulos. El mundo en el que vivimos nos lleva a una hiperactividad, que nos provoca un exceso de estímulos a los que tenemos que responder. El estrés es un estímulo al cambio. El problema aparece  cuando la respuesta a este estrés pasa del placer al displacer y se cronifica en este estado.

¿Qué causas son las que nos llevan a sufrir estrés?

El exceso de estímulos a los que tenemos que responder dia tras dia… ( atender el trabajo, la casa, la familia, enfermedades, la economía, las discusiones, los imprevistos…) .

¿Qué síntomas son los que de manera más frecuente aparecen cuando estamos sometidos a mucho estrés de forma continuada?

Si el estrés se transforma en un estado de ansiedad, que llega ya a ser un trastorno de esta respuesta, la persona puede presentar episodios de fatiga, sensación de nudo en la garganta o en el estómago, dificultad de concentración y dificultad respiratoria, irritabilidad, trastornos del sueño…

Aparte de otros tratamientos: ¿cómo puede ayudar la osteopatía a reducir los síntomas del estrés?

Con la osteopatía tratamos pacientes que tienen estrés, no el estrés en sí mismo, porque en cada persona en función de sus circunstancias, se reflejará en su fisiología y en su anatomía de forma diferente.

En general zonas habituales de normalización pueden darse en , áreas  relacionadas con el diafragma, cráneo, normalización  del recorrido  del nervio vago .. pero estas son solo zonas en las que el paciente podría  presentar disfunciones. Cada paciente debe ser explorado de forma independiente de cualquier otro caso, y de forma global en su organismo.

Por último, ¿ qué consejos puedes darnos para disminuir el estrés del día a día ?

A través de la respiración podemos entrenarnos para controlar el sistema nervioso que nos pone en  esta situación. Trabajar contando el tiempo  que se tarda en coger aire, (por ejemplo, 3 segundos) y espirar en el doble de tiempo ( 6 segundos).

Es un ejercicio sencillo y económico, pero debe realizarse  cada día ( mañana, tarde y noche, como si fuera una medicación, durante 5 minutos cada vez.

Por último, hacer un hueco para alguna actividad lúdica que nos aporte   buenas sensaciones, que contrarresten y equilibren los estímulos negativos de los que hemos hablado.

Esperemos que con estos consejos y las vacaciones de verano empecemos un Septiembre llenos de energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *